LA ENSE√ĎANZAS DE UN CURSO DE MILAGROS

UN CURSO PARA LA PAZ

¬ęDespierta tu sabidur√≠a interior y vivencia la verdadera autoestima a la luz de Un Curso de Milagros¬Ľ

Próximamente

¬ęNo se puede amar aquello que no se puede comprender¬Ľ

Este curso no pretende ense√Īar el significado del amor, pues eso est√° m√°s all√° de lo que se puede ense√Īar.

Pretende, no obstante, despejar los obst√°culos que impiden experimentar la presencia del amor en nuestras vidas, el cual es tu herencia natural.

¬ęLo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos.¬Ľ

Este curso puede resumirse de la siguiente manera:
Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios.

Un Curso de Milagros (UCDM), es un potente tratado de pensamiento espiritual, con su metodología práctica y profunda es un hermoso mapa para navegar en esta vida. Aplicando sus principios que este Curso propone.

Es la pr√°ctica de los ejercicios, lo que te permitir√° alcanzar el objetivo del curso. Una mente sin entrenar no puede lograr nada. El prop√≥sito del libro de ejercicios es entrenar a tu mente a pensar seg√ļn las l√≠neas expuestas en el texto.

Su aplicación en la vida cotidiana nos libera de patrones y condicionamientos que nos conducen al sufrimiento, al victimismo a la culpa y al miedo. Su objetivo es que logremos recordar el estado de paz y felicidad natural que tenemos por herencia como seres espirituales.

¬ęConocer tu mundo mental te abrir√° nuevas puertas, de infinitas posibilidades, al autoconocerte y comprender el mundo que te rodea.¬Ľ

El mundo que ves no tiene sentido por s√≠ mismo, t√ļ has de darle ese sentido, est√°s frente a ti mismo, todo el tiempo y no te reconoces, el autoconocimiento es una forma de ver el mundo desde un estado mental m√°s consciente y la pregunta es: ¬Ņte atreves a conocerte?, pues no todos est√°n dispuestos a enfrentar sus verdades y prefieren vivir en un mundo de ilusi√≥n.

Esta será una guía práctica para comprender lo que acontece en tu mundo mental y mejorar la percepción de lo que ves y por consecuencia también mejorar lo que te rodea. Esto no se trata de creer o no creer en determinados conceptos espirituales, pues ya estamos trascendiendo las fronteras del conocimiento y entrando a una nueva etapa de conciencia.

Por lo tanto, si quieres que sucedan cosas diferentes en tu vida, el nuevo camino ser√° actuar y pensar diferente, porque si sigues haciendo lo mismo seguir√°s obteniendo lo mismo.

¬ŅC√≥mo te puede ayudar?¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬ęUN CURSO DE MILAGROS¬Ľ

En tu mente

Te hace consciente de tus pensamientos m√°s profundos y de tus limitaciones, te ense√Īa a liberarte de tus ataduras inconscientes, a cambiar tu dialogo interior y dirigir adecuadamente tus pensamientos.

Con la culpa

Te libera de la culpa, hacia ti mismo y hacia los demás, te muestra que hay un mejor camino que el ataque o la postura defensiva, Te ayuda a dejar de juzgar y tener tu mente tranquila, encontrando nuevas formas relacionarte y de vivir en armonía.

Con tu pasado

Te libera del sufrimiento ayud√°ndote a soltar las pesadas cargas del pasado y a tomar los aprendizajes de estas experiencias y con esto habitar en paz.

Trascender tus miedos

Todo lo que quieres est√° m√°s all√° de tus miedos, te ayuda a comprender el sentido de tus miedos m√°s profundos y a descubrir que eres t√ļ quien los crea y que solamente t√ļ puedes quitarle el poder que le has dado, con amor puedes vivir en libertad.

En la vida cotidiana

Te aporta poderosas herramientas de transformación que puedes aplicar en tu día a día para conseguir tus objetivos más elevados.

Cambiar tu mundo

Te ayuda a cambiar tu percepción sobre las diferentes experiencias en tu vida, si dentro de ti estas en caos o confrontación, esto se va a reflejar en tu vida y con los que te rodean, siempre te estas relacionando contigo mismo, te muestra que siempre hay formas más amorosas de percibir el mundo y te guía hacia tu verdadera esencia.

El autoconocimiento es el paso previo y fundamental para lograr la autoestima, el autorrespeto, la autosanación y el autocontrol.  

LA METAF√ćSICA DE UCDM

¬ŅPor qu√© es dif√≠cil estudiar Un Curso de Milagros?

Estudiar Un Curso de Milagros no es una tarea fácil porque los textos son complejos, utilizan un lenguaje de metáforas y analogías, cada palabra del texto tiene como misión liberarnos de la visión dual del ego y nuestro ego pondrá mucha resistencia al cambio,

El ego es guerra y dualidad, nuestro origen, es paz, amor y unidad y eso es lo que trata de recordarnos Un Curso de Milagros a lo largo de sus ense√Īanzas.

CLARIFICACI√ďN DE T√ČRMINOS
1. Mente ‚Äď Esp√≠ritu

El t√©rmino mente se utiliza para representar el principio activo del esp√≠ritu, el cual le suministra a la mente su energ√≠a creadora. El Esp√≠ritu es el Pensamiento de Dios que √Čl cre√≥ semejante a S√≠ Mismo. En el curso, por lo tanto, se describe a la mente como si consistiera de dos partes: el esp√≠ritu y el ego.

El esp√≠ritu es la parte que a√ļn se mantiene en contacto con Dios, el ego es la otra parte de la mente es completamente ilusoria y s√≥lo teje ilusiones, percibe el pecado, justifica la ira, y considera que la culpabilidad, la enfermedad y la muerte son reales.

El esp√≠ritu conserva su potencial creador, pero Su voluntad, que es la de Dios, parecer√° estar cautiva mientras la mente no est√© unificada. La √ļnica libertad que a√ļn nos queda en este mundo es la libertad de elegir, y la elecci√≥n es siempre entre dos alternativas o dos voces.

2. El ego ‚Äď El Milagro

El ego es un pensamiento de que est√°s separado de tu Creador y un deseo de ser lo que √Čl no cre√≥.

Ninguna definición que se haya hecho de una mentira puede hacer que ésta sea verdad. Ni tampoco puede haber una verdad que las mentiras puedan realmente ocultar.

A lo opuesto al ego le llamamos milagro.

¬ŅQu√© es un milagro? un milagro es un sue√Īo tambi√©n. pero si observas todos los aspectos de ese sue√Īo, jam√°s volver√°s a dudar. observa el bondadoso mundo que se extiende ante ti mientras caminas envuelto en mansedumbre. observa a los ayudantes que encuentras a lo largo del camino que recorres, felices ante la certeza del Cielo y la garant√≠a de paz. Y observa tambi√©n, por un instante, lo que por fin dejaste atr√°s y finalmente pasaste de largo.

Esto es lo que era el ego: el odio cruel, la necesidad de venganza y los gritos de dolor; el miedo a la muerte y el deseo de matar; la ilusión de no tener hermanos y el yo que parecía estar solo en el universo.

El milagro corrige este terrible error con respecto a ti mismo con la misma dulzura con la que una madre amorosa adormece con su canto a su criatura.

Tus preguntas no tienen respuesta, ya que han sido planteadas para acallar la Voz de Dios, la Cual nos hace a todos una sola pregunta: ‚Äú¬ŅEst√°s listo ya para ayudarme a salvar el mundo?‚ÄĚ

El milagro perdona; el ego condena. No se necesita ninguna otra definici√≥n para ninguno de ellos excepto √©sta. ¬ŅQui√©n elegir√≠a el infierno de reconocer que eso es lo que est√° eligiendo? ¬ŅY qui√©n no seguir√≠a adelante un poco m√°s, cuando le ha sido dado comprender que el camino es corto y que el Cielo es su meta?

3. El Perd√≥n ‚Äď La Faz de Cristo

1. El perd√≥n es el medio que nos lleva a Dios y lo que nos permite alcanzarle, mas es algo ajeno a √Čl. Es imposible concebir que algo creado por √Čl pueda necesitar perd√≥n. El perd√≥n, entonces, es una ilusi√≥n, pero debido a su prop√≥sito, que es el del Esp√≠ritu Santo, hay algo que la hace diferente. A diferencia de las dem√°s ilusiones, nos aleja del error en vez de acercarnos a √©l.

2. Al perd√≥n podr√≠a consider√°rsele una clase de ficci√≥n feliz: una manera en la que los que no saben pueden salvar la brecha entre su percepci√≥n y la verdad. No pueden pasar directamente de la percepci√≥n al conocimiento porque no creen que √©sa sea su voluntad. Esto hace que Dios parezca ser un enemigo en lugar de lo que realmente es. Y es precisamente esta percepci√≥n demente la que hace que no est√©n dispuestos a simplemente ascender y retornar a √Čl en paz.

3. Y de este modo, necesitan una ilusión de ayuda porque se encuentran desvalidos; un Pensamiento de paz porque están en conflicto. Dios sabe lo que Su Hijo necesita antes de que él se lo pida. Dios no se ocupa en absoluto de la forma, pero al haber otorgado el contenido, Su Voluntad es que se comprenda. Y eso basta. Las formas se adaptan a las necesidades, pero el contenido es inmutable, tan eterno como su Creador.

4. Antes de que el recuerdo de Dios pueda retornar es necesario ver la faz de Cristo. La raz√≥n es obvia. Para ver la faz de Cristo se requiere percepci√≥n. El conocimiento no es algo que se pueda ver. Pero la faz de Cristo es el gran s√≠mbolo del perd√≥n. Es la salvaci√≥n. Es el s√≠mbolo del mundo real. El que la ve, deja de ver el mundo. Est√° tan cerca ya del umbral del Cielo como es posible estar mientras a√ļn est√© fuera. Mas desde ah√≠, un paso m√°s basta para entrar. Es el paso final. Y √©se se lo dejamos a Dios.

5. El perd√≥n es un s√≠mbolo tambi√©n, pero en cuanto que s√≠mbolo exclusivo de la Voluntad del Padre, no puede ser dividido. Y as√≠, la unidad que refleja se convierte en Su Voluntad. Es lo √ļnico que a√ļn est√° en el mundo en parte y que, al mismo tiempo, es el puente que conduce al Cielo.

6. La Voluntad de Dios es lo √ļnico que existe. Lo √ļnico que podemos hacer es pasar de la nada al todo; del infierno al Cielo. ¬ŅEs esto una jornada? No, en verdad no lo es, pues la verdad no va a ninguna parte. Pero las ilusiones cambian seg√ļn el lugar o la √©poca. El paso final no es m√°s que otro cambio. Por ser una percepci√≥n, es en parte irreal. Sin embargo, esa parte desaparecer√°. Lo que entonces quedar√° ser√° la paz eterna y la Voluntad de Dios.

7. Ahora ya no hay deseos, pues los deseos cambian. Incluso lo que una vez se dese√≥ puede volverse indeseable. Esto es as√≠ porque el ego nunca puede estar en paz. Pero la Voluntad es constante, por ser el don de Dios. Y lo que √Čl da es siempre como √Čl Mismo. √Čste es el prop√≥sito de la faz de Cristo. Es el regalo de Dios para la salvaci√≥n de Su Hijo. Contempla √ļnicamente esto y habr√°s sido perdonado.

8. ¬°Cu√°n hermoso se vuelve el mundo en ese instante en el que ves la verdad acerca de ti mismo reflejada en √©l! Ahora est√°s libre de pecado y contemplas tu impecabilidad . Ahora eres santo y as√≠ lo percibes. Y ahora la mente retorna a su Creador: la uni√≥n de Padre e Hijo; la Unidad de unidades que se encuentra detr√°s de toda uni√≥n, aunque m√°s all√° de todas ellas. No se ve a Dios, sino que √ļnicamente se Le comprende. No se ataca a Su Hijo, sino que se le reconoce.

4. La Percepci√≥n Verdadera ‚Äď El Conocimiento

1. El mundo que ves no es m√°s que la ilusi√≥n de un mundo. Dios no lo cre√≥, ya que lo que √Čl crea tiene que ser tan eterno como √Čl. En el mundo que ves, pues, no hay nada que haya de perdurar para siempre. Algunas cosas durar√°n en el tiempo algo m√°s que otras. Pero llegar√° el momento en el que a todo lo visible le llegue su fin.

2. Los ojos del cuerpo no son, por lo tanto, el medio a través del cual se puede ver el mundo real, pues las ilusiones que contemplan sólo pueden conducir a más ilusiones de la realidad. Y eso es lo que hacen. Pues todo lo que los ojos del cuerpo ven, no sólo no ha de durar, sino que además suscita pensamientos de pecado y culpabilidad. Todo lo que Dios creó, por otra parte, está por siempre libre de pecado y, por ende, por siempre libre de culpa.

3. El conocimiento no es el remedio para la percepci√≥n falsa, puesto que al proceder de distintos niveles, jam√°s pueden encontrarse. La √ļnica correcci√≥n posible para la percepci√≥n falsa es la percepci√≥n verdadera. √Čsta no perdurar√°. Pero mientras dure, su prop√≥sito ser√° sanar. La percepci√≥n verdadera es un remedio que se conoce por muchos nombres. El perd√≥n, la salvaci√≥n, la Expiaci√≥n y la percepci√≥n verdadera son todos una misma cosa. Son el comienzo de un proceso cuyo fin es conducir a la Unicidad que los transciende a todos. La percepci√≥n verdadera es el medio por el que se salva al mundo de las garras del pecado, pues el pecado no existe. Y esto es lo que la percepci√≥n verdadera ve.

4. El mundo se yergue como un s√≥lido muro ante la faz de Cristo. Pero la percepci√≥n verdadera lo ve s√≥lo como un fr√°gil velo, tan f√°cil de descorrer que no podr√≠a permanecer m√°s de un instante. Y por fin se ve como lo que es. Y ahora no puede sino desaparecer, pues en su lugar ha quedado un espacio vac√≠o que ha sido despejado y preparado. Donde antes se percib√≠a destrucci√≥n, aparece ahora la faz de Cristo, y en ese instante el tiempo acaba para siempre y el mundo queda olvidado, seg√ļn se disuelve en la nada de donde provino.

5. Un mundo perdonado no puede perdurar. Era la morada de los cuerpos. Pero el perd√≥n mira m√°s all√° de ellos. En eso radica su santidad; as√≠ es como sana. El mundo de los cuerpos es el mundo del pecado, pues s√≥lo si el cuerpo existiera ser√≠a posible el pecado. El pecado acarrea culpa, tan irremediablemente como el perd√≥n acaba con ella. Y una vez que ha desaparecido todo rastro de culpa, ¬Ņqu√© queda que pueda seguir manteniendo al mundo separado y fijo en su lugar? Pues la idea de lugar habr√° desaparecido tambi√©n, junto con el tiempo. El cuerpo es lo √ļnico que hace que el mundo parezca real, pues al ser algo separado no puede permanecer donde la separaci√≥n es imposible. El perd√≥n prueba que es imposible porque no ve el cuerpo. Y lo que entonces pasas por alto deja de ser comprensible para ti, tal como una vez estabas seguro de su presencia.

6. √Čste es el cambio que brinda la percepci√≥n verdadera: lo que antes se hab√≠a proyectado afuera, ahora se ve dentro, y ah√≠ el perd√≥n deja que desaparezca. Ah√≠ se establece el altar al Hijo y ah√≠ se recuerda a su Padre. Ah√≠ se llevan todas las ilusiones ante la verdad y se depositan ante el altar. Lo que se ve como que est√° fuera no puede sino estar m√°s all√° del alcance del perd√≥n, pues parece ser por siempre pecaminoso. ¬ŅQu√© esperanza puede haber mientras se siga viendo el pecado como algo externo? ¬ŅQu√© remedio puede haber para la culpabilidad? Mas al ver a la culpabilidad y al perd√≥n dentro de tu mente, √©stos se encuentran juntos por un instante, uno al lado del otro, ante un solo altar. Ah√≠, por fin, la enfermedad y su √ļnico remedio se unen en un destello de luz sanadora. Dios ha venido a reclamar lo que es Suyo. El perd√≥n se ha consumado.

7. Y ahora, el Conocimiento de Dios, inmutable, absoluto, puro y completamente comprensible, entra en su Reino. Ya no hay percepci√≥n, ni falsa ni verdadera. Ya no hay perd√≥n, pues su tarea ha finalizado. Ya no hay cuerpos, pues han desaparecido ante la deslumbrante luz del altar del Hijo de Dios. Dios sabe que ese altar es Suyo, as√≠ como de Su Hijo. Y ah√≠ se unen, pues ah√≠ el resplandor de la faz de Cristo ha hecho desaparecer el √ļltimo instante de tiempo, y ahora la √ļltima percepci√≥n del mundo no tiene prop√≥sito ni causa. Pues ah√≠ donde el recuerdo de Dios ha llegado finalmente, no hay jornada ni creencia en el pecado, ni paredes ni cuerpos. a Y la sombr√≠a atracci√≥n de la culpabilidad y de la muerte se extingue para siempre.

8. ¬°Oh, hermanos m√≠os, si tan s√≥lo supierais cu√°nta paz os envolver√° y os mantendr√° a salvo, puros y amados en la Mente de Dios, no har√≠ais m√°s que apresuraros a encontraros con √Čl en Su altar! Santificado sea vuestro Nombre y el Suyo, pues se unen ah√≠, en ese santo lugar. Ah√≠ √Čl se inclina para elevaros hasta √Čl, liber√°ndoos de las ilusiones para llevaros a la santidad; liber√°ndoos del mundo para conduciros a la eternidad; liber√°ndoos de todo temor y devolvi√©ndoos al amor.

5. Jes√ļs ‚Äď Cristo

1. No necesitas ayuda para entrar en el Cielo, ya que jam√°s te ausentaste de √©l. Pero s√≠ necesitas una ayuda que proceda de m√°s all√° de ti, pues te encuentras limitado por falsas creencias con respecto a tu Identidad, la cual Dios estableci√≥ en la realidad. Los ayudantes que se te proveen var√≠an de forma, aunque ante el altar son uno solo. M√°s all√° de cada uno de ellos se encuentra un Pensamiento de Dios, y esto jam√°s ha de cambiar. Pero sus nombres difieren por un tiempo, puesto que el tiempo necesita s√≠mbolos, siendo de por s√≠ irreal. Sus nombres son legi√≥n, pero no nos extenderemos m√°s all√° de los nombres que el curso en s√≠ emplea. Dios no provee ayuda, pues no sabe de necesidades. Sin embargo, √Čl crea todos los Ayudantes que Su Hijo pueda necesitar, mientras siga creyendo que sus fantas√≠as son reales. Da gracias a Dios por ellos, pues son quienes te conducir√°n de regreso a tu hogar.

2. El nombre de Jes√ļs es el nombre de uno que, siendo hombre, vio la faz de Cristo en todos sus hermanos y record√≥ a Dios. Al identificarse con Cristo, dej√≥ de ser un hombre y se volvi√≥ uno con Dios. El hombre era una ilusi√≥n, pues parec√≠a ser un ser separado que caminaba por su cuenta, dentro de un cuerpo que aparentemente manten√≠a a su ser separado de su Ser, como hacen todas las ilusiones. Pero ¬Ņqui√©n puede salvar a menos que, al ver las ilusiones, las identifique como lo que son? Jes√ļs sigue siendo un Salvador porque vio lo falso y no lo acept√≥ como verdad. Cristo necesit√≥ su forma para poder presentarse ante los hombres y salvarlos de sus ilusiones.

3. En su completa identificaci√≥n con el Cristo‚ÄĒel perfecto Hijo de Dios, Su √ļnica Creaci√≥n y Su Felicidad, por siempre como √Čl y uno con √Čl‚ÄĒJes√ļs se convirti√≥ en lo que todos vosotros no pod√©is sino ser. Mostr√≥ el camino para que lo siguieras. Te conduce de regreso a Dios porque vio el camino ante s√≠ y lo sigui√≥. Jes√ļs hizo una clara distinci√≥n, todav√≠a velada para ti, entre lo falso y lo verdadero. Te ofreci√≥ una demostraci√≥n palpable de que es imposible matar al Hijo de Dios y de que el pecado, la maldad, la malicia, el miedo o la muerte no pueden alterar su vida en modo alguno.

4. Todos tus pecados, por lo tanto, te han sido perdonados, ya que nunca tuvieron consecuencia alguna. Y as√≠, no fueron m√°s que sue√Īos. Lev√°ntate con aquel que te mostr√≥ esto, pues se lo debes por haber compartido contigo tus sue√Īos para que pudieran ser disipados. Y todav√≠a los comparte para mantenerse en uni√≥n contigo.

5. ¬ŅEs √©l el Cristo? Por supuesto que s√≠, junto contigo. Su vida en la tierra no fue lo suficientemente larga como para poder ense√Īar la poderosa lecci√≥n que aprendi√≥ por todos vosotros. Mas √©l permanecer√° contigo para conducirte desde el infierno que t√ļ fabricaste hasta Dios. Y cuando unas tu voluntad a la suya ver√°s a trav√©s de su visi√≥n, pues los ojos de Cristo se comparten. Caminar con √©l es algo tan natural como caminar con un hermano al que conoces desde que naciste, pues eso es en verdad lo que √©l es. Se han hecho amargos √≠dolos de aquel que s√≥lo quiere ser un hermano para el mundo. Perd√≥nale tus fantas√≠as, y comprende lo mucho que amar√≠as a un hermano as√≠. Pues √©l por fin le brindar√° descanso a tu mente y la llevar√° contigo ante tu Dios.

6. ¬ŅEs √©l el √ļnico Ayudante de Dios? ¬°Por supuesto que no! Pues Cristo adoptar√° muchas formas con diferentes nombres hasta que se reconozca la unicidad de todas ellas. Mas para ti, Jes√ļs es el portador del √ļnico mensaje de Cristo acerca del Amor de Dios. No tienes necesidad de ning√ļn otro. Es posible leer sus palabras y beneficiarse de ellas sin aceptarlo en tu vida. Mas √©l te ayudar√≠a todav√≠a m√°s si compartieras con √©l tus penas y alegr√≠as, y renunciaras a ambas para hallar la Paz de Dios. Sin embargo, lo que √©l quiere que aprendas por encima de todo sigue siendo la lecci√≥n que vino a ense√Īar, la cual reza as√≠:

La muerte no existe porque el Hijo de Dios es como su Padre. No puedes hacer nada que pueda alterar el Amor Eterno. Olvida tus sue√Īos de pecado y de culpabilidad, y en su lugar ven conmigo a compartir la resurrecci√≥n del Hijo de Dios. Y trae contigo a todos aquellos que √Čl te ha enviado para que cuides de ellos como yo cuido de ti.

6. El Espíritu Santo

1. Jes√ļs es la manifestaci√≥n del Esp√≠ritu Santo, a Quien invoc√≥ para que descendiera sobre la tierra despu√©s de su ascensi√≥n al Cielo, es decir, despu√©s de haberse identificado completamente con el Cristo, el Hijo de Dios tal como √Čl lo cre√≥. Al ser el Esp√≠ritu Santo una Creaci√≥n del √ļnico Creador y al crear junto con √Čl y a Su Semejanza o Esp√≠ritu, es eterno y nunca ha cambiado. Fue ‚Äúinvocado para que descendiera sobre la tierra‚ÄĚ en el sentido de que entonces se hizo posible aceptarle y escuchar Su Voz. Su Voz es la Voz de Dios y, por lo tanto, ha adquirido forma. Dicha forma no es Su realidad, la cual s√≥lo Dios conoce junto con Cristo, Su verdadero Hijo, Quien es parte de √Čl.

2. Al Esp√≠ritu Santo se le describe a lo largo del curso como Aquel que nos ofrece la respuesta a la separaci√≥n; el que nos trae el plan de la Expiaci√≥n, nos asigna el papel especial que nos corresponde desempe√Īar en √©l y nos muestra exactamente en qu√© consiste. √Čl ha designado a Jes√ļs como el l√≠der para llevar a cabo Su plan, ya que Jes√ļs fue el primero en desempe√Īar perfectamente su papel. Se le ha dado pleno poder en el Cielo y en la tierra, y lo compartir√° contigo cuando t√ļ hayas desempe√Īado el tuyo. El principio de la Expiaci√≥n le fue dado al Esp√≠ritu Santo mucho antes de que Jes√ļs la pusiera en marcha.

3. Al Esp√≠ritu Santo se le describe como el √ļltimo v√≠nculo de comunicaci√≥n entre Dios y Sus Hijos separados. A fin de llevar a cabo esta funci√≥n especial, √Čl ha asumido una doble funci√≥n. Goza de conocimiento porque es parte de Dios; percibe porque fue enviado para salvar a la humanidad. Es el gran principio corrector, el portador de la verdadera percepci√≥n, el poder intr√≠nseco de la visi√≥n de Cristo. Es la luz en la que se percibe el mundo perdonado, en el que solamente puede verse la faz de Cristo. Nunca se olvida del Creador ni de Su Creaci√≥n. Nunca se olvida del Hijo de Dios. Nunca se olvida de ti. Te brinda el Amor de tu Padre en un eterno resplandor que nunca ser√° extinguido porque Dios Mismo lo deposit√≥ ah√≠.

4. El Esp√≠ritu Santo mora en la parte de tu mente que es parte de la Mente de Cristo. √Čl representa a tu Ser y a tu Creador, Quienes son Uno. Habla por Dios y tambi√©n por ti, ya que est√° unido a Ambos. Por consiguiente, √Čl es la prueba de que Ambos son Uno. El Esp√≠ritu Santo parece ser una voz, pues de esa forma es como te comunica la Palabra de Dios. Parece ser un gu√≠a por tierras lejanas, pues √©sa es la clase de ayuda que necesitas. Y parece ser tambi√©n cualquier cosa que satisfaga las necesidades que creas tener. Pero √Čl no se enga√Īa cuando te percibes a ti mismo atrapado por necesidades que no tienes. De ellas es de las que quiere liberarte. De ellas es de las que quiere ponerte a salvo.

5. T√ļ eres Su manifestaci√≥n en este mundo. Tu Hermano te invoca para que seas la Voz del Esp√≠ritu Santo junto con √©l. Por s√≠ solo no puede ser el Ayudante del Hijo de Dios, pues por s√≠ solo no tiene ninguna funci√≥n. Pero unido a ti es el resplandeciente Salvador del mundo, cuyo papel en la redenci√≥n de √©ste t√ļ has completado. √Čl os da las gracias a ti y a tu hermano, pues os elevasteis con √©l cuando empez√≥ a salvar al mundo. Y estar√©is con √©l cuando el tiempo haya cesado y ya no quede ni rastro de los sue√Īos de rencor en los que bailabais al comp√°s de la exang√ľe m√ļsica de la muerte. Pues en su lugar se oir√° el himno a Dios por unos momentos m√°s. Y luego ya no se oir√° m√°s la Voz, ya que no volver√° a adoptar ninguna forma, sino que retornar√° a la eterna Amorf√≠a de Dios.

Plan de estudio de Un Curso de Milagros

Plan de estudio de Un Curso de Milagros

Z

Introducción a los principios básicos de UCDM.

Z

Las proyecciones en la vida. ¬ŅQu√© es el mundo de la ilusi√≥n? ¬ŅQu√© es el mundo real?

Z

Las paradojas, la separación, la extensión.

Z

Conociendo al EGO, ¬ŅQu√© es el esp√≠ritu santo?, el SER. ¬ŅQu√© es un milagro?

Z

Proceso de fabricaci√≥n y proceso de CREACI√ďN.

Z

Los adultos emocionales

Z

El poder del perd√≥n y la EXPIACI√ďN. ¬ŅQu√© es la salvaci√≥n?

Z

Conecta con tu Maestro interior, la voz del Espíritu Santo.

Z

La influencia del inconsciente colectivo

Z

La salud y la enfermedad ¬ŅQu√© es el pecado? ¬ŅQu√© es el cuerpo? ¬ŅQu√© es el Cristo?

Z

La sanación, la percepción inocente.

Z

El cambio de mentalidad y los saltos cu√°nticos.

Un Curso de Milagros es un sistema de estudio autodidacta de despertar espiritual que ense√Īa el camino hacia la paz interior y la curaci√≥n a trav√©s del poder del amor y del perd√≥n.

El √ļnico prop√≥sito de Un curso de milagros es la iluminaci√≥n a trav√©s de la transformaci√≥n de tu mente.

Reserva tu lugar con anticipación

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

El evento tiene una duracion de 30 horas, dividido en 12  clases los dias viernes de 7:00 pm a 09:30pm. Hora de Lima (GMT-5)

Próximo Taller en Línea

Viernes 19 de Febrero 2021
07:00 p.m. Hora de Lima GMT-5

Inversion:
250 Nuevos Soles en Per√ļ
70 Dolares otros paises

Reserva tu lugar con anticipación

Facilitador

David Cuba Raymundo

Especialista en Biodescodificación

David Cuba, es el fundador de Metacu√°ntica, un movimiento educativo de crecimiento interior, dedicado a ayudar a cambiar vidas, que ya cuenta con muchos estudiantes y consultantes en todo el mundo. Ha dedicado m√°s de 7 a√Īos a reinventar la experiencia humana para ayudar a las personas en su proceso de transformaci√≥n personal, a fin de alcanzar un nuevo nivel de realizaci√≥n.

Share This
WhatsApp ¬ŅPreguntas?